Cómo elegir un entrenador personal on line

Contratar un entrenador personal presencial no es arriesgado. Seguramente te lo han recomendado, o has visto como trabaja en el gimnasio. Exactamente al contrario que elegir un entrenador personal on line, donde no sabes qué te vas a encontrar más allá del momento del pago. 

No hay que ser un lince para darse cuenta de que con el confinamiento, el entrenamiento online ha sufrido su mayor impulso desde que nació. Y donde hay oportunidades, hay oportunistas. El tema es que elegir un entrenador personal on line se ha convertido en toda una aventura.

Yo no sé a ti, pero a mí no para de llegarme publicidad de entrenadores, de planes y de retos de todo tipo. El problema es que no todos están cualificados para afrontar una profesión tan aparentemente frívola, como seria e importante en realidad.

Con estos 10 consejos vas a diferenciar un buen entrenador personal online, de un oportunista.

1- Cuidado con las listas falsas de los mejores entrenadores.

Si buscas en google «entrenador personal on line», probablemente lo primero que te van a aparecer son unos enlaces pagados (A veces están y a veces no, según si están denunciados o no… ), que dicen algo como: «listas de los mejores entrenadores personales de España de este año». Y en esas listas están ellos los primeros, y después otros entrenadores inventados o reales, más caros y peor valorados. Por supuesto que las valoraciones y los precios son 100% inventadas. Esas malas prácticas ya inticipan que clase de entrenador hay detrás, un estafador.

No piques, no hay ninguna lista de mejores entrenadores personales, ¿Cómo la va a haber? ¿Quién va a evaluarlos?

2- La palabra «personal» se usa demasiado alegremente.

Me explico. Para que un entrenador te desarrolle un plan, debe hacerte un cuestionario completo con todas tus particularidades, medidas, objetivos, lesiones, tiempo disponible, y un largo etc. Y por supuesto el plan que recibas debe haber tenido en cuenta cada respuesta. 

Por otro lado estás los planes generales, que jamás deben venderse como personales. Yo por ejemplo, tengo ambos servicios, y aunque siempre estoy para cualquier consulta o adaptación del plan, jamás lo vendería como personal.

3- Acesibilidad y canales de comunicación.

Un buen entrenador debe estar para todas las preguntas que tengas que hacerle y también para modificar tu plan, tantas veces como haga falta. Anuncios como «dos preguntas semanales» o un precio diferente bajo el servicio «consultoría incluida» son pistas de que el entrenador no disfruta de su trabajo.

Aunque cuidado con el exceso, a priori parece que un entrenador que te permita el contacto teléfonico es mejor, pero nada más lejos de la realidad. 

Un buen entrenador personal on line, limitará el contacto a medios escritos, fundamentalmente por mail. Por un lado porque los entrenadores ocupados no pueden atender el teléfono sin cita previa, ya que casi siempre está en el gimnasio con un cliente. 

Pero sobre todo porque las conversaciones con los clientes deben quedar registradas para poder acceder a ellas con cada interacción entre cliente y entrenador.

4- Procesos, experiencia, resultados y testimonios.

Para elegir un buen entrenador personal on line, un buen síntoma es si ya tiene los procesos bien protocolados, dejando poco margen a la improvisación.

Algunas pistas pueden ser tener una web de calidad con su aviso legal, debe estar actualizado en la ley de protección de datos, tener un mail corporativo, protocolos de seguimiento, tutoriales de los ejercicios y sobre todo debe dejarte claros los tiempos de entrega y la mecánica del servicio.

Vamos, que cuidado con el «Contáctame por DM y te cuento» o el fulanitogarciaentrenador@gmail.com, por poner ejemplos que vemos todos los días. Un servicio consolidado y protocolado, es garantía.

Además, un entrenador con experiencia tendrá testimonios y muestras de resultados de sus clientes que avalen sus servicios. 

Entre el entrenador y el cliente se suele crear un vínculo de respeto y amistad a partes iguales, y si a eso le sumas que los clientes queden contentos con sus resultados, es muy normal que muchos de ellos te dejen publicar sus evoluciones o sus comentarios.

Es cierto que algunos no dan permiso, pero la mayoría sí. Los testimonios por así decirlo son el boca a boca de Internet, cualquier entrenador experimentado las aprovechará.

5- Un buen entrenador vende su trabajo, no productos.

Esta pista no falla, si antes de empezar siquiera, el entrenador ya te está prescribiendo productos, ten cuidado, ese entrenador no está del lado de tu salud, sino del de tu bolsillo.

Los productos son inútiles en el 97% de los casos. Los quemadores de grasa no funcionan y las proteínas en suplemento son inútiles cuando el objetivo es bajar de peso. El 3% restante corresponde a clientes con un peso bajo muy marcado, o que realizan una cantidad de deporte tal a la semana, que con los procesos digestivos habituales, no son capaces de alcanzar los ritmos de recuperación que necesitan, estamos hablando de entrenar varias horas al día, todos los días. 

6- Busca un especialista en lo que necesitas.

No todos los entrenadores son iguales, no todos valen para todo tipo de clientes. Busca uno que se adapte a tus objetivos. Por ejemplo, yo estoy especializado en transformaciones, así que cuando me preguntan por entrenadores de ciclismo, yoga o culturismo, les paso contactos de otros compañeros míos especialistas en esos temas y todos contentos. 

O a lo mejor necesitas un entrenador on line que esté contigo, a través de videoconferencia, durante los entrenamientos. Si es así también debes preguntarle previamente por este servicio. El precio es mayor, pero ambos os aseguráis que cumples con las sesiones y que lo haces bien.

Por otro lado, un buen entrenador es consciente de que no es médico y sabe donde empieza y donde termina su trabajo.Muchas veces ocurre que el cliente contacta con el entrenador como último recurso, ante ciertas lesiones, o enfermedades raras. Un buen entrenador es responsable de y con sus clientes, y debe saber decir que no.

7- ¿Entrenador o marketero?

Uno de los problemas de internet es que no ves quien hay detrás, me explico, posicionar bien su web en google, o tener muchos fans en las redes sociales, es más fácil para los expertos en marketing on line que para los entrenadores, es normal, es su trabajo. 

Aprovechando esta ventaja, ocurre que alguno de ellos, aficionado al fitness, ha decidido crear su programa de entrenamiento y posicionarlo para la venta. Por eso es importante que contrastes, por un lado la experincia del entrenador, por otro la formación. 

Antes de elegir un entrenador personal on line, asegúrate con quien contratas, todas las webs están obligadas a tener a la vista, en el aviso legal, quien es el responsable, así como sus términos y condiciones. Eso te va a a dar una buena pista.

8-¿Debes tener en cuenta su imagen al elegir un entrenador personal on line?

Tener una buena imagen no es sinónimo de tener una buena formación, eso lo sabemos todos, pero la imagen dice mucho más de lo que parece. 

Defecto: Un buen entrenador no puede estar dejado, por sentido común, nadie osaría depositar la responsabilidad de su salud en alguien que no es capaz de cuidar la suya. Es de cajón, sé que hay enfermedades que juegan en contra, pero un buen entrenador sabrá como lidiar con ellas. Y ojo, no hablo de tener un cuerpo de portada, solo de una imagen saludable.

Exceso: Cuando veas que un entrenador se pasa la vida sin camiseta, o si ves más el culo de una entrenadora que el tuyo, desconfía. Esta es una profesión seria que mucha gente, bien formada, se toma muy en serio. 

Incidiendo en la imagen, el músculo está de moda, sobre todo en las mujeres. Hace unos años todo el mundo miraba a las culturistas como «bichos raros» ahora las ves campando a sus anchas por las redes sociales mostrando músculo, genial. El asunto es que han llegado hasta ese cuerpo a base de sustancias prohibidas y mucho entrenamiento, claro. El problema es cuando lo esconden y lo usan como reclamo, es engañar.

9-Precio.

Un buen entrenador personal on line no puede costar menos de 70-80€ por mes, aunque de entrada parezca mucho, por menos no salen las cuentas. 

Piensa que entre IVA, otros impuestos y gastos de gestión (pasarelas de pago, web, etc), al entrenador le queda algo más de la mitad.

Diseñar un buen plan de entrenamiento personal, no cuesta menos de unos 40-50 minutos, y sumando revisiones semanales, preguntas, seguimientos etc, nos vamos a las 2-3 horas al mes invertidas en cada cliente. Cuando se hacen las cosas bien, cobrar menos es trabajar para perder dinero. 

Así que si vas a elegir un entrenador on line que te cobre 20€ por un plan de entrenamiento «personal», te aconsejo que te bajes una buena rutina de cualquier revista especializada y te los ahorres.

10- Y por supuesto, formación.Tanto general como especializada.

En este sentido la legislación española es laxa, y la verdad, es un tema complejo. 

Lo que está claro es que un licenciado parte con unas garantías, ya que ha dedicado mucho tiempo a estudiar anatomía, biomécanica, fisiología del ejercio, planificación y un largo etc. 

Aunque es cierto que conozco buenos entrenadores, no licenciados, que se han preocupado por formarse cuya experiencia es muy valiosa, y conozco licenciados que no serían buenos entrenadores, no por falta de capacidad, sino porque su especialidad es otra, como la docencia o la gestión.

Por tanto, la combinación ganadora, es un licenciado en Ciencias del deporte y de la actividad físca (antiguo INEF) especializado en entrenamiento personal on line, y a ser posible con más de 10 años de experiencia.

Como eso es un nicho demasiado acotado, yo te recomendaría que, para elegir un entrenador con garantías, tuviera al menos 2 puntos de los 3 siguientes: 

  • Licenciado en INEF.
  • Al menos 10 años trabajando exclusivamente como entrenador personal.
  • Al menos 5 años trabajando como entrenador personal on line.

Ahora que estás preparado/a, si quieres elegir tu entrenador personal on line, puedes abrir google y empezar a buscar.

Yo aquí te dejo mi candidatura, pero si encuentras a otro que se adapte mejor a tus necesidades, no dudes en probarlo. Toca en la foto para conocer mi servicio: 

 

Feliz día!

Juan Rallo