Tipos de grasa corporal y cómo eliminarla

Si le preguntas a Google por tipos de grasa corporal, sorprendentemente, entre los primeros resultados, salen respuestas muy dispares, demasiado, y no debería. Lo reconozco, el título de tipos de grasa corporal y cómo eliminarla, está pensado para que el buscador lo encuentre y lo destaque, para despejar dudas.

El problema es que se habla y escribe tanto sobre este tema, que el nivel de desinformación por intoxicación es tremendo. Y es que todos queremos conocer el camino más corto para, adelgazar, definir, secar, llámalo como quieras, en definitiva, desprendernos de la grasa corporal que nos sobra. Así que al lío:

En esencia los tipos de grasas corporales se clasifican por tres variables, localización, densidad y color. Pero empecemos por describir un adipocito, esa denostada célula que sin embargo nos da la vida.

LA CÉLULA DE LA GRASA

El adipocito es una célula como el resto, pero con la particularidad de poder almacenar cantidades enormes de grasa en relación a su tamaño. Su descripción anatómica básica sería:

Con relevancia para este post tiene, una piel o membrana, un núcleo con toda su información genética, varias mitocóndrias donde convertir la grasa almacenada en energía y calor y por último una vacuola donde almacena la grasa. Esta última es la que la hace diferente al resto de células.

TIPOS DE GRASA POR LOCALIZACIÓN Y DENSIDAD

Visceral o grasa dura:

Es la que rodea a la vísceras, está por debajo de las paredes musculares, así que no podemos pellizcarla. Es la que más afecta al contorno abdominal, así que un cinturón es un buen testigo de si aumentamos o disminuimos este tipo de grasa.

Necesaria, pero en exceso es la más peligrosa. Tiene como misión soportar y proteger los órganos y vísceras abdominales, pero en exceso, puede llegar a oprimir precisamente dichos órganos, dificultando su operativa en buena medida.

Seguro que te lo estás imagnando, ese señor que pasea por la playa y parece estar embarazado, es el ejemplo más llamativo de este tipo de casos.

Subcutánea o grasa blanda:

La chichita que todos pellizcamos con nuestros dedos mientras nos quejamos de las tapitas. Vaya, lo que viene siendo el michelín.

Es la que se utiliza para medir los % de grasa corporal, por el método de la plicometría, en la mayoría de las clínicas, sin embargo, para una medida completa, es necesario ponerla en relación al contorno abdominal, para tener también en cuenta la grasa visceral.

Intramuscular:

Otra grasa cuya valoración depende de la cantidad. Necesaria en su justa medida pues lubrica el tejido muscular y supone un depósito muscular de energía, una vez consumido el glucógeno muscular. Sin embargo un exceso de grasa corporal siempre lleva asociado un exceso de grasa intramuscular, que sobrepasando ciertos niveles, también resta eficiencia al propio tejido contráctil.

¿De qué depende que la grasa se almacene en un sitio o a otro? Básicamente es una cuestión genética,  por ejemplo, los hombres tienen más facilidad para acumular el exceso en forma de grasa visceral y las mujeres subcutánea. Hablo de ello en el artículo los factores que definen la forma de tu cuerpo.

TIPOS DE GRASA POR COLOR

Grasa corporal blanca:

Es la más numerosa, la primera que nos vendría a la cabeza como imagen de grasa, ese tejido blanco que vemos en carnes y que no tiene más objeto que el de almacenar toda la energía que nos sobra. Es tan eficiente y capaz de almacenar tanta energía, que si nos pasamos de comer, crece a niveles que la llevan a ser la culpable de la mayor parte de las patologías por obesidad.

Grasa corporal parda:

Tiene como misión fundamental la de generar calor y energía a partir de la grasa almacenada, por lo tanto es más útil para el organismo. Debe su color a su elevado número de mitocóndrias, cuya función es precisamente esa, metabolizar grasa para obtener energía y calentar.

Curiosamente, cuanto más en forma está una persona, su relación grasa marrón/peso se ve favorecida, de manera que los deportistas, en proporción, tienen más grasa parda que los que no lo son. Ojo, estamos hablando de unos % muy bajos, 2-3% en hombres y 10-12% en mujeres. es un tipo de grasa totalmente necesaria para vivir.

¿Los adipocitos pueden mutar? Sí, y lo hacen en estos 2 casos, que la persona empiece a hacer deporte, y también en caso de estar expuesta al frío de manera constante. Es lógico, se vuelven más eficientes para convertir la grasa en lo que el cuerpo necesita, calor y energía.

Al final ocurre como en todos los procesos corporales, el propio organismo es altamente eficiente. No genera grasa marrón si no va a necesitar transformar la grasa almacenada en calor o energía, no va a mantener unas mitocóndrias en su célula que carecen de trabajo.

Por ejemplo, en países fríos, la gente tiene más grasa marrón que en los países cálidos, es una cuestión estrictamente ambiental. Así, cabría pensar que someterse a frío es una buena manera de eliminar grasa, pero no lo es, porque aunque sí puede ayudar en este proceso, es muy nocivo para muchos otros sistemas corporales, y el balance es claramente negativo para la salud.

Grasa beige:

Algunos fisiólogos la contemplan con un tipo de grasa o de adipocito, otros no. El motivo es que es el color intermedio durante el paso de un tipo de adipocito a otro.

VEREDICTO

Pues no hay sorpresas, queda claro que la grasa en su justa medida es necesaria para nuestra supervivencia e incluso nuestro rendimiento, pero en exceso es un problema para el cuerpo, sea del tipo que sea.

Pero la buena noticia es que el adipocito sí puede convertirse de blanco a marrón, pasado de ser pasivo y pesado a activo y muy útil, precisamente, en la reducción de su tamaño. Y solo se consigue, de manera eficiente, a través del deporte.

Si quieres un plan de entrenamiento y alimentación que te ayude a convertir y eliminar tu grasas, el Reto Juan Rallo es perfecto para ti, pues solo requiere 30 minutos 5 días a la semana, con clases divertidas (todas diferentes) y con vídeo completos de las sesiones para que te resulte imposible hacerlo mal. Tiene más información tocando la foto:

 

Feliz día!

Juan Rallo