5 motivos por los que nunca deberías hacer dieta

Todos tenemos un amigo o familiar experto en dietas, las ha probado prácticamente todas, pero sigue con el mismo peso, total no es culpa suya, hasta un vaso de agua les engorda. Pérdoname la broma, pero si puedes pasarle estos 5 motivos por lo que nunca hacer dieta, tal vez le ayudes, porque de las dietas también se sale.

La única dieta que debería seguir una persona es la que le prescriba su médico. Y en la mayoría de los casos, esta dieta para perder peso, es el parche temporal poco eficiente, por no querer cambiar el estilo de vida hacia uno más activo.

Vamos con esos 5 motivos por los que nunca deberías hacer dieta:

1- PRECIO

Lo sé, hablar de diner es feo, pero tirarlo es peor. Cuánta gente empieza dietas con el fin de acallar su conciencia, sabiendo que no van a conseguir resultados. En el fondo lo saben, no basta con cambiar el folio que tienen pegado con un imán en la nevera, lo que hay que cambiar es el chip.

Estar a dieta es caro, la visita al médico privado no es barata. Pero no solo eso, los productos, pastillas y demás ayudas son caras. Incluso los productos «light» son más caros que los normales, aportando menos calorías, que, al fin y al cabo es por lo que pagamos.

Como digo hablar de dinero es feo, pero más tirarlo. Una vez, una persona que sabía del tema, me dijo que con lo que nos gastamos en el primer mundo en productos para adelgazar, se podría acabar con el hambre mundial. Tiene todo el sentido, me lo creo a pies juntillas.

2-SENSACIÓN DE ESCASEZ

No hay nada más apetecible que lo prohibido o lo escaso. Cualquier publicista es consciente del poder de frases del tipo «últimas unidades» o «por tiempo limitado», saben que la sensación de escasez despierta y potencia el deseo.

Traducido al lenguaje de la dieta, basta que te prohibas o limites cualquier alimento, para que te entren todas las ganas. Ponerse a dieta es un contrasentido en sí mimo.

3-TEMPORALIDAD

La dieta conlleva una temporalidad, hasta que adelgace tantos kilos, hasta la boda de mi amiga o hasta el primer día de playa.

Entonces cuando terminemos la dieta ¿volvemos a nuestra situación de desiquilibrio anterior? Cualquier dieta temporal está condenada al fracaso, incluso habiendo funcionado. Porque el mismísimo día siguiente de haberla terminado, volveremos a nuestra normalidad con muchas ganas de recuperar el tiempo perdido, o mejor dicho, las comidas perdidas.

No podemos dejar la alimentación sana en un paréntesis temporal entre temporadas de comilonas.

4-CIRCULO VICIOSO

La palabra dieta conlleva una un bajo ingreso calórico, inferior a nuestro consumo diario, hipocalórica vaya. Generalente en esas dietas se asume que no va a haber una actividad física, que se va a adelgazar gracias a comer menos, no a quemar más.

Puede ser que bajes peso temporalmente, pero también conlleva una pérdida de masa muscular, disminuyendo más aún tu metabolismo basal, es decir, limpiando, sembrando y regando tu cuerpo para un efecto rebote perfecto.

Y vuelta a empezar con la dieta en peor condición..

5-LAS CALORÍAS NO SON EL ENEMIGO

Mientras sigamos viendo a las calorías como supervillanos, van a ser mucho más fuertes que nosotros. Hay que cambiar el chip y verlas como las superheroínas que nos ayudan y empujan a practicar actividad física.

Cualquier persona que haga ejercicio de manera regular, dificilmente va tener una mala composición corporal. Así que, si nos olvidamos de las calorías y nos centramos en buscar el ejercicio que nos haga disfrutar, los resultados llegan antes de lo esperado.

Las calorías no son el enemigo, el sedentarismo lo es.

CONCLUSIÓN:

La dieta no te va a poner mejor cuerpo per se, como mucho te ayudará a bajar peso puntualmente, pero para conseguir el cuerpo que quieres, duro, sano, y muy eficiente en la quema de calorías, debes hacerlo a través del deporte. De hecho puedes verlo al revés, no hay nadie que haga deporte habitualmente que no tenga un cuerpo de deportista.

Si quieres un plan, que incluya tanto ejercicio como alimentación, te recomiendo que eches un vistazo al mío, el Reto Juan Rallo. Resultado de miles de horas de entrenamiento personal, evolucionando para hacerlo eficiente, fácil y divertido, echa un vistazo tocando en la foto:

Feliz día!

Juan Rallo