Progresión tras empezar un plan de entrenamiento.

Últimamente he escrito mucho acerca de los pasos que hay que seguir para ponerse en forma. Hoy me toca hablar del premio, de la progresión tras empezar un plan de entrenamiento, tanto a nivel físico como mental, y en qué orden van a llegar esos beneficios. 

Los beneficios de entrenar son muchos y muy variados, tanto físicamente como psíquicamente, pero no llegan todos a la vez, ni mucho menos. Está claro que todos somos diferentes y en este viaje puede haber diferencias puntuales, pero pocas. Así, cumpliendo un buen plan de entrenamiento, un buen pronóstico cronológico de lo que te vas a encontrar en el viaje, sería este:

EL PRIMER DÍA DE ENTRENAMIENTO

Tengo una noticia buena y una mala. Empezaremos por la buena, el primer día es el que más progresos vas a notar, lo cual es perfecto para retroalimentar la motivación.

Después de la primera sesión notarás ciertas agujetas pero a la vez notarás el cuerpo bastante más duro, y te dará un subidón importante. Este aumento de tono ocurre por un doble motivo, por un lado el sistema nervioso del músculo se mantiene más activo, y por otro tus músculos retienen más líquido intracelular, precisamente para almacenar más glucógeno, energía rápida necesaria para futuras sesiones.

Claro, a esto tienes que sumarle que las propias agujetas, hacen que seas más consciente de tus músculos, antes os ignorabais mutuamente, ahora os acordáis el uno del otro cada minuto. 

Otra gran victoria del primer día es la satisfacción del deber cumplido. La desaparición de tu cabeza del Pepito Grillo que se pasa el día recordándote que tienes que ponerte en forma. Ya está, se ha callado, ya no existe ese run run. Es algo incluso mejor a la sensación física, disfrútala.

Así, sumando tantos beneficios, parece lógico pensar, que a ese ritmo de progresión, en un mes de entrenamiento estaremos perfectos/as. Pero recordarás que nos faltaba una mala noticia, y es que no es tan sencillo, no te hagas tu propio cuento de la lechera con los progresos del entrenamiento, esta evolución tan notable, solo ocurre el primer día. 

PROGRESIÓN  EN LOS PRIMEROS 15 DÍAS

A la semana de empezar vas a notar las primeras adaptaciones reales, sobre todo en temas de postura, seguridad en tu cuerpo y autoestima. Y es que, al trabajar durante varios días seguidos los diferentes grupos musculares de manera equilibrada, el cuerpo tiende a corregir la postura y a adoptar una pose de poder, de control. 

A los 15 días vas a notar mejoras aleatorias, como que un pantalón te venga un poco más grande o que al sentarte sientas el culo más duro. También en ese plazo, al mirarte al espejo sin enfocar el detalle, verás como tu forma general va cambiando, en el caso de los hombres, el tronco pasa de cilindro a forma de «V» y en el de las mujeres, se empiezan a ver más sus curvas, cintura, cadera.. Esto me lo comentó una vez una cliente con un ejemplo muy gráfico, “al verme en el espejo sin gafas, veo que he mejorado, luego al ponérmelas ya no”. La progresión del entrenamiento se empiezan a esbozar.

PROGRESIÓN PRIMER MES DE ENTRENAMIENTO

A estas alturas los cambios más importantes están en tu cabeza, has conseguido integrar el ejercicio en tu día a día, sin duda el paso más importante. Es como si hubieras superado tu primera pantalla y estás enchufadísimo con los progresos, y claro, mejora tu humor y te sientes más optimista.

En el terreno estrictamente físico, a partir de las tres semanas empiezas a ver, nítidamente, los primeros cambios. Ya no es una postura, ni una actitud, ahora sí empiezas a ver tus músculos más claramente. Lo bueno de esta fase es que un día te ves más fuerte el hombro, otro se te marca más la linea interpectoral, otro se empiezan a ver las tres porciones del triceps, etc.. un chute de motivación  por goteo diario. Además puedes sentir otros beneficios paralelos, como que duermes mejor, te sientes más activo. Es una fase muy chula.

PROGRESIÓN EN EL SEGUNDO MES DE ENTRENAMIENTO

A las cuatro/cinco semanas ya te empieza a preguntar la gente, “oye ¿qué estás haciendo?, se te ve mucho mejor”. Ya no es cosa tuya, objetivamente estás poniéndote en forma. Tú tienes ganas de entrenar, como lo oyes, tienes ganas de llegar a casa para ponerte música y hacer tu sesión, de dedicarte tú tiempo, ya ni te acuerdas del significado de la palabra pereza.

Llegada la séptima semanas tu aspecto ha cambiado notablemente, has perdido peso, has ganado firmeza muscular, la ropa te sienta de manera totalmente diferente. Tu cambio ya es visible para todos.

PROGRESIÓN EN EL TERCER MES DE ENTRENAMIENTO

Al terminar, eres una persona nueva, con un cuerpo nuevo, podrías protagonizar las típicas fotos de antes y después, enhorabuena, ya tientes el cuerpo que quieres, y lo mejor, no ha sido tan duro como pensabas que iba a ser.

Sin embargo ya no te importa tanto el cambio físico, te das cuenta de que no es más que la punta visible del iceberg, que lo que de verdad importa es que te has convertido en una persona saludable que ya casi no recuerda cómo se sentía hace 3 meses. Entonces es cuando entonas la recurrente frase, «¿por qué no lo habré hecho antes?». Estás feliz físicamente y mentalmente ni te cuento, has conseguido algo extraordinario, y lo has conseguido con tu propio esfuerzo.

EL FINAL DEL ENTRENAMIENTO

Hoy, que terminas el plan, te das cuenta de la emoción que supone terminar algo que nunca habías conseguido antes, pero a la vez te da cierta pena, vas a echar de menos ese momento del día tan tuyo. Pero en el fondo, y también en la superficie, sabes que esto es algo que solo acaba de empezar.

Eso de el final del entrenamiento suena raro, ¿verdad?. Porque si bien es verdad que nos gusta trabajar con plazos, tan cierto es ésto, como que siempre queremos seguir mejorando, así que el entrenamiento no termina, al contrario, siempre va a más. ¡Felicidades por tu nueva vida saludable!

Ahora que conoces el orden de la progresión en tu entrenamiento, si quieres yo te muestro el camino más corto para recorrerlo. Gracias al Reto Juan Rallo, sentirás cada una de estás fases en tu propio cuerpo, y además de manera fácil y divertida, ya que el Reto es una herramienta pensada para disfrutar del ejercicio y de la vida saludable en general, insisto, en que lo vas a disfrutar. Toca la foto para ver más info:

Feliz día!

Juan Rallo