Ataques de gula, cómo evitarlos y qué comer

Justo ayer, un lector me preguntaba qué podía comer cuando le entrasen «ataques de ansiedad», vamos, ataques de gula. Más adelante haré alguna propuesta de alimentos concretos, pero de entrada, lo que no deberíamos es normalizar los ataques de hambre por ansiedad, nunca deberíamos llegar a ellos. Hay que encontrar aquello que los provoca, y aniquilarlo sin piedad.

Pero antes un inciso para aclarar conceptos. No es lo mismo el hambre real, que los ataques de hambre por ansiedad. No confundir.

¿Qué provoca los ataques de ansiedad? Es la pregunta incómoda, pero necesaria. Los ataques de ansiedad, son provocados por el estrés y la insatisfacción.

La comida es un refugio.

Muchas veces, de la comida solo necesitamos el subidón en nuestro cerebro, provocado por las sustancias dopantes, liberadas en nuestro organismo al comer ciertos alimentos. Sabores muy exagerados, azúcares, sales o grasas ayudan a que así sea.

Y necesitamos esa especie de chute de felicidad, porque vivimos en una situación de estrés demasiado prolongada e intensa. El problema no está en tu estómago, ni siquiera en tu cabeza, el problema está en el día a día y cómo nos lo tomamos.

Debemos encontrar esas cosas que alteran la paz mental, que nos estresan y que los atracones alivian temporalmente.

Cuando te entre uno de esos ataques, en lugar de atiborrarte para aplacarlo, úsalo a favor de obra, analiza cuál ha sido el disparador, estúdiate. No elijas el camino corto y fácil, elige el largo y complicado, pero que te llevara a conocerte mejor y a solucionar el problema desde dentro.

Cambia el refugio.

Sí, soy consciente de que los disparadores del estrés no son prescindibles de un día a otro. No podemos despedir al jefe, apretar el botón de pause en nuestros hijos, o aplazar esas facturas mensuales sin que se acumulen.

Por eso, mientras aprendes a gestionar ese estrés, debes ser consciente de que los atracones no hacen más que acentuar el problema, pues añaden un extra de culpabilidad y por tanto de estrés al cuadro general.

Busca otro refugio, el deporte es uno excelente, pues es el mejor catalizador del estrés. Ayuda a igualar el cansancio mental (estrés) con el físico, ayuda a eliminar malas energías, a controlar el sueño… y un largo etc.

«El deporte dice», pensarás. Está claro que requiere una planificación un poco mayor que levantarse, ir a la despensa y coger una bolsa de patatas fritas, ¿o no? todo es ponerte las zapatillas y salir a correr, o darle al play en un vídeo de entrenamiento.

Piensa, con la bolsa de patatas acentuarás el estrés, con la carrera desaparecerá.

¿Qué comer en estos casos?

Como digo, no es un tema de estómago, sino de insatisfacción. Pero en general una dieta saludable ahuyenta los fantasmas del hambre. Tender una liberación continua y apropiada en cantidad de energía, hace que nuestro cuerpo tenga claro que comer no es la solución.

Mientras solucionamos esos problemas de ansiedad, ¿qué podemos llevarnos a la boca ante una crisis?

Lo ideal son alimentos que tengan fibra, para llenar antes, como por ejemplo la fruta o los frutos secos, y que sea dulce, que a la mente le relaja mucho. Así que ¿qué mejor que una buena pieza de fruta?. Aunque no es lo que tu cuerpo te esté pidiendo a gritos, sí que desaparecerá el fantasma de la gula una vez te hayas comido una o dos piezas, que es de lo que se trata.

Oye, hay que hacer algún esfuerzo, si por cada ataque de ansiedad, gula, o llámalo como quieras, te vas a meter 1000 calorías en forma de comida «basura», entonces apaga y vámonos.

La solución.

En cualquier caso, siempre digo lo mismo, no es lo que comes, es lo que haces con lo que comes. Así, con un buen plan de entrenamiento y alimentación, no solo empezarás a comer ordenado sin esfuerzo, sino que tu cuerpo te pedirá alimentos saludables, para exprimir al máximo cada sesión de entrenamiento. Entrarás en el círculo virtuoso.

Mi plan, el Reto Juan Rallo, está diseñado para cambiar los hábitos y conseguir la mejor forma de tu vida en 12 semanas, sin esfuerzo, porque cuando algo te gusta lo haces sin esfuerzo. Déjate de gulas.

Puedes ver el resto de la información tocando la foto:

Espero que lo disfrutes!

Juan Rallo

 

2 comentarios

  1. Hola Juan…..hace unos meses te envié mi problema de la comida….y me a llegado un correo tuyo hoy sobre ésto….. supongo q será la respuesta a mi pregunta…..hoy día aún me pasa…..seguro q con este texto me hace reflexionar…..porque hacer los quickfit con kilos de más…..es más difícil Gracias y saludos.

    1. Es un tema muy recurrente, es normal que surja muchas veces, pero si es tu caso, me alegra que te sirva el post. Fuerte abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *